Dulcito e Coco, Motherhood

Introducción AC: experiencia personal

cc6ffb77-8b5b-4034-a00d-4750445d3a04

Quiero compartirles nuestra experiencia sobre el proceso de introducción a la AC (Alimentación Complementaria), porque cuando inicié tuve muchas dudas, y me gustaría poder acercar mi experiencia a la mayor cantidad de mamás para que en medio de un universo tan confuso de qué sí darles y qué no, puedan sentirse más tranquilas y no tan perdidas como cuando yo inicié.

Cuando Fede tenía 5 meses nuestro pediatra me dijo que ya estaba listo para iniciar con la alimentación complementaria, sin embargo, honestamente, consideré que era yo quien aún no estaba lista, no sólo porque no teníamos una silla, sino porque sentía que no había leído lo suficiente, para mí el tema de la alimentación era muy importante por episodios anteriores en los que por Fede estar casi al borde de la desnutrición tuvimos que hacer lactancia mixta, pero ese es otro tema del que les contaré después, el caso es que no quería que con la AC sucediera algo parecido.

Así que leí mucho, empecé a seguir muchas cuentas en Instagram y me volví intensa con Gaby de @emilianaymama a quien le escribía casi diario (para mi suerte en aquel entonces tenía menos seguidores y el tiempo le alcanzaba para leerme y contestarme que era lo mejor), aunque todavía lo hace y le agradezco enormemente.

Fue así como 1 semana antes de que Fede cumpliera 6 meses ya estábamos listos para empezar. Teníamos la silla para comer (que después supe no era la más indicada, en mi IG pueden encontrar info sobre productos), tenía mi cuadro de cómo iniciar y estaba segura de que lo lograríamos con el #blw (postura que pueden leer en otro post). Pues bien, empezamos con el aguacate durante 3 días, luego el plátano (3 días) y justo el día que Fede cumplió 6 meses probó su alimento 3: papilla de carne de res, por la importancia del hierro (3 días), con esto ya sumábamos 9 días de AC Perfecto.

Guía Introducción AC
Guía Introducción AC

Obviamente, y para tranquilidad de otras mamás les comparto que no comía en cantidades industriales, pero yo estaba segura de que algo comía, lo disfrutaba y aprendía sobre texturas, en resumen, todo lo que el BLW implica.

No me estresaba pensar en que quizás comía muy poco, porque mezclábamos de cierta manera el BLW con triturarle los alimentos para de vez en cuando darle cucharadas. Si, me dolía tanta comida desperdiciada pero sabía que íbamos bien. Fede aceptó todo súper bien, es un niño que ama comer, todavía, come a su ritmo, no se atraganta pero se alimenta bien, hasta ese momento de todos modos la leche seguía siendo su alimento principal.

Hasta ahí todo iba bien, sin embargo, en mi plan “Perfecto” donde yo tenía todo “bajo control” sucedió que para el 7 de diciembre (2 días después de cumplir 6 meses) tuve una emergencia familiar en Colombia y fue necesario viajar de urgencia. No hubo tiempo ni de pensar, sólo hice maletas, me “eché” mi Niño al hombro y ahí íbamos, sin silla, emprendiendo nuestro primer viaje solos en avión y en vuelo internacional (sin papá), iniciando nuestro proceso de AC que además yo ya tenía “bajo control”.

Llegando a mi país, a mi ciudad, estaba mi mamá, su abuela materna, y su tía (mi hermana) más toda la familia que en ese momento tan difícil que atravesábamos como familia estaban para apoyarme con mi Dulcito e Coco. Estuve durante dos semanas (difíciles semanas) del hospital a la casa, corriendo para asegurarme de que a mi bebé no le faltaba nada, mientras veía a mi papá quizá por última vez (después de unos meses nos volvimos a ver), estoy segura de que mi mamá y las personas a cargo le dieron la mejor alimentación a Fede, les dejé siempre el cuadro de AC, pero todo mi “plan perfecto” había cambiado, horarios cambiados, y adiós al BLW.

Así que todo cambió, cambió dentro de mi estructura de cómo iniciar de la manera perfecta, pero Fede siguió comiendo bien y nada en su salud pasó, sólo fueron más papillas, más cuchareado y darle un vuelco a mi plan, que para todo esto sólo me deja de lección que la maternidad nos enseña más que sobre nuestros hijos, sobre nosotros mismas.

Lo que quiero con todo esto es decirles, tranquilas, su hijo es un ser humano sabio que les mostrará el camino, es importante que aprendamos a romper con los mitos, los miedos y permítanse conocerse como madre-hij@, el proceso los irá llevando hacia la dirección correcta.

A toda esta, a nuestro regreso ya ni siquiera estábamos en el mismo depa, mi esposo había tenido que hacer mudanza sólo y el proceso de adaptación fue completo, silla de comer nueva (@stokkebaby) y de regreso a la realidad.

Volvimos a empezar y aquí vamos. Ahora que ya tiene 14 meses tiene muchísimo más control del

movimiento y por lo tanto el agarre del alimento es más acertado, gestiona muy 

bien llevarlo a la boca y desperdiciamos menos comida, además ya iniciamos el proceso de aprender a usar los cubiertos.

Todo va a estar bien, confíen!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s